Técnicas de descanso

Las etapas de la deshabituación tabáquica: Dejar de fumar

La deshabituación tabáquica es un concepto cada vez más extendidos y conocidos entre las personas, no sólo en el sector de la salud. En ese sentido, no sólo es importante pensar en las dietas de batidos, sino en otro tipo de procesos que pueden ser beneficiosos para el organismo. En este caso, nos concentramos en las etapas de la deshabituación tabáquica.

Etapas de la deshabituación tabáquica

Etapa de precontemplación – En este momento se necesita de la ayuda de un profesional para ser cada vez más conscientes del problema y comprender lo importante que resulta dejar de fumar. Se puede decir que en esta etapa la persona no es consciente sobre su situación y las consecuencias de sus hábitos.

Técnicas de descanso

Fase de contemplación – Es un momento en donde el problema se reconoce y ya se sabe que se debe dejar de fumar. Los sentimientos por lo general son ambivalentes con relación a no saber con exactitud cómo dejar el tabaco.

Prepararse para la deshabituación tabáquica – Es una fase de preparación en donde la persona ha tomado una decisión firme respecto a dejar de fumar. Se sugiere la mayoría de los casos plantear un primer esfuerzo en el que el plazo sea inferior a un mes. Por supuesto, siempre se va a requerir de la ayuda y la intervención de un profesional. Es un momento fundamental para que la persona comprenda que sí es posible dejar de fumar.

Consejos para prevenir alimentación alimentaria

Acciones para la deshabituación tabáquica – Aquí la persona que ha conseguido dejar de fumar y el objetivo principal es mantener su vida cotidiana sin tabaco. El síndrome de abstinencia va a aparecer y la sensación de vacío se mantendrá.

Fase de mantenimiento – Cada caso es distinto y requiere de un análisis individual. Más allá de lo anterior, se suele plantear que seis meses sin fumar es un período de tiempo suficiente para que se pueda dar mantenimiento a esta nueva condición en donde la deshabituación tabáquica es lo que ha primado. Se aconseja a las personas que siempre recuerden los motivos por los que dejaron de fumar y que repasen los beneficios.

Recaída en la deshabituación tabáquica – Se habla de una recaída en aquellos casos en donde después de abandonar el hábito se vuelve a consumir tabaco. Se recomienda siempre volver a contactar con un profesional para contar con el apoyo empático de una persona conocedores del tema. Esta es una oportunidad para aprender y volverlo a intentar.

Deja un comentario